Carta abierta a Su Santidad el Papa Francisco... I

El Papa Francisco con el Gran Imán de la Mezquita Al-Azhar, Ahmed Al-Tayeb

El Papa Francisco con el Gran Imán de la Mezquita Al-Azhar, Ahmed Al-Tayeb

 El objetivo principal de ofrecer estas reflexiones es acercarnos más al único Dios verdadero, que es la Vida eterna y la Verdad misma y absoluta

 

Beatísimo Padre Su Santidad El Papa Francisco:

 

Me dirijo a Su Santidad con todo el cariño del mundo y amor cristiano. Conjuntamente, pido perdón de antemano por mi atrevimiento y por no saber expresar mis conocimientos con el suficiente amor que siento como cristiano católico fiel a su Iglesia y a Su dirigente.

 

El objetivo principal de ofrecer estas reflexiones es acercarnos más al único Dios verdadero, que es la Vida eterna y la Verdad misma y absoluta.

 

No es falsa modestia, pero llevo más de 40 años, investigando, estudiando y escribiendo sobre las religiones en general y el Islam en particular. En los últimos 20 años en Occidente estoy practicando el apostolado, denunciando la persecución cristiana en el Oriente Medio y África, sobre todo de mi tierra natal Irak, entre ellos a mí mismo, a mi propia familia y como consecuencia de esa persecución tuve que refugiarme en este amado país, España, que me acogió fraternalmente, a deferencia de mi país natal, donde querían matarme. Es relativamente fácil predicar aquí en el Occidente en general. Sin embargo, no es igual de fácil vivir las realidades de asesinatos, ejecuciones en masa, violaciones y destrucciones de viviendas, pueblos enteros y/o monumentos y restos arqueológicos en esos países dominados por el radicalismo islámico. Está claro que mis conocimientos sobre los orígenes y el desarrollo del Islam, discrepan mucho de las opiniones comúnmente aceptadas, incluso de Su Santidad. Creo que compartir estos descubrimientos es beneficioso para todos, incluso para los mismos musulmanes. Pensando en el cariño hacia las personas y en el deseo de no hacerles daño, en un principio, pensé silenciarlos. En ese momento me acordaba de nuestro Señor Jesucristo, que sin temor y temblor, poco antes de su crucifixión, dijo a su interrogador, el gobernador romano Pilatos (Juan 18:37-38) “Para eso he nacido, y para eso he venido al mundo, para decir la verdad”. Jesús nunca dudó de que hubiera solo una verdad, la Palabra de Dios en la Biblia, ni yo tampoco.

 

Su Santidad, desde el gran amor y la preocupación por mí Iglesia, me permite, analizar y valorar su visita de tres días a los Emiratos Árabes Unidos, nunca es tarde, si la atención es noble. Allí, donde firmó un importante documento con el líder religioso musulmán, el gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Al-Tayeb, un documento de paz, convivencia y fraternidad humana como hijos de Dios. Además, condenar cualquier forma de violencia revestida de motivaciones religiosas, mostrando que, el diálogo entre el cristianismo y el Islam es un factor decisivo para la paz en el mundo de hoy.

 

Su Santidad, la pregunta es ¿Se puede dialogar con el Islam?

 

Primero:

Encontramos la respuesta en el mismo Corán, el libro sagrado del Islam y los musulmanes (Sura 5:51) “¡Creyentes! No toméis como amigos a los judíos y a los cristiano.  Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Allah no guía al pueblo impío”, el contexto de este versículo es un imperativo claro y este versículo tiene una gran importancia en el Islam, por eso se repite doce veces en el Corán (Sura 4:34, 89, 101, 144) (Sura 5:33, 57, 82) (Sura 49:15).

 

Los musulmanes rezan cinco veces al día y repiten 17 veces al día la (Sura 1:1-7) “Alabado sea Allah, Señor del universo, el Compasivo, el Misericordioso, Soberano del día del Juicio. A Ti solo servimos y a Ti solo imploramos ayuda. Dirígenos por la vida recta, la vida de los que Tú has agraciado, no de los que han incurrido en la ira, ni de los extraviados”. Según los intérpretes del Corán los que han incurrido en la ira son los judíos, y los extraviados son los cristianos . ¡Los musulmanes practicantes, entre ellos el gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Al-Tayeb, desde niños crecen insultando 17 veces al día a los judíos y cristianos, demos gracias a Dios que no todos los musulmanes son terroristas!

 

El Islam y su Profeta Muhammad, nos define en el Corán (Sura 98:6) “Los que no creen, tanto gente de la escritura como asociadores estarán, eternamente en el fuego. Ésos son lo peor de la creación”, como las peores de todas las criaturas, y así nos consideran sus eruditos religiosos y clérigos, según dicta. (Sura 5:60) “Di: No sé si informaros de algo peor aún que eso respecto a una retribución junto a Allah. Los que Allah ha maldecido (a la gente de la Escritura), los que han incurrido en Su ira, los que Él ha convertido en monos (a los judíos) y cerdos (a los cristianos)”. Según los intérpretes del Corán, explicando este versículo, dicen que: “los judíos son los descendientes del mono y los cristianos del cerdo, son enemigos de Allah” . Los cristianos son mera impureza por ser trinitarios y comer la carne del cerdo (Sura 9:28) “¡Creyentes! Los asociadores (cristianos trinitarios) son mera impureza”. Sin embargo, Allah en el Corán (Sura 3:110) “Sois la mejor comunidad humana que jamás se haya suscitado: ordenáis lo que está bien, prohibís lo que está mal y creéis en Dios. Si la gente de la Escritura creyera, les iría mejor. Hay entre ellos Creyentes, pero la mayoría son perversos”, define los musulmanes como la mejor comunidad.