Derechos Humanos e Islam. El problema de la inmigración II

Lapidación

Lapidación

Como vimos en un anterior artículo, 45 países islámicos se negaron a suscribir la Declaración Universal de Derechos Humanos, y (DUDH)  suscribieron otra diferente en El Cairo   el 5 de agosto de 1990 la Declaración de Derechos Humanos en el Islam (DDHI). Veamos como tratan el derecho a la vida:

El artículo 1 de la DUDH de la ONU  declara:  “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

El artículo 2 de la DDHI establece:

“a) La vida es un don de Allah. La vida de todo ser humano está garantizada. Los individuos, las sociedades y los estados protegerán este derecho contra toda agresión. No es posible suprimir una vida si no es a exigencias de la Sharía.

 

b) Se prohíbe recurrir a medios que impliquen la aniquilación del origen de la vida humana.  

 

c) La preservación de la vida humana dentro de los límites provistos por Allah es un deber impuesto por la Sharía.

 

d) La integridad del cuerpo humano será preservada, sin que sea posible violentarla, ni revocar este derecho sin mediar justificación en la Sharía. El estado garantizará su defensa.”

 

El apartado a), que en apariencia declara el derecho a la vida de todos los seres humanos, realmente está declarando un deber: suprimir la vida si lo exige la Sharía. 

El apartado b) se refiere al aborto.

El apartado c) declara que el derecho a la vida solo está garantizado en los casos de que esté impuesto por la Sharía que son los límites que Allah estableció.

El apartado d) establece que no existe derecho a la integridad física si la Sharía establece lo contrario.

Pero ¿qué dice la Sharía al respecto?.  Hay multitud de interpretaciones según los países. Por eso la DDHI, realmente no especifica quien tiene o quien no tiene derecho a la vida o a la integridad física. Todos los países islámicos  establecen que hay delitos Hadd que están tipificados en las fuentes primarias del islam, el Corán y la sunna, que son los castigados con penas corporales o la muerte. La pena establecida por el tribunal de la Sharía no puede ser perdonada o indultada. Enumeramos los delitos con las penas establecidas en Pakistan:

 El consumo de alcohol, drogas u otros intoxicantes (40 azotes por
la primera infracción y 80 por delitos continuos).

Dar falso testimonio (80 azotes).

Robo de riquezas tangibles y no perecederas. (Cortar la mano del
ladrón).

Relaciones sexuales ilícitas (100 azotes para un hombre o una
mujer no casada y la muerte por lapidación si están casados).

Apostasía sin arrepentirse (pena de muerte).

Otros países islámicos, en el supuesto de adulterio penas de prisión., el Mensajero de Allah dijo: “…cuando las partes involucradas [en la fornicación] son solteras, deben recibir cien azotes y ser desterradas por el período de un año…”  “…Pero cuando cometan fornicación luego del matrimonio deben recibir cien azotes y ser  luego apedreados [Raym] hasta la muerte

La mayoría de los Ulemas, opinan que no hay necesidad de azotar, y que solo el apedreamiento es suficiente.

Sobre el proceso que sigue una denuncia por violación, volveremos en otro artículo, para determinar el modo de proteger el derecho a la vida y a la integridad física en los países islámicos.