El espejo polarizador

En el escenario de la polarización social bajo el espejismo de la pluralidad ideológica, podemos encontrar diversos perfiles políticos representando distintas obras -todas en realidad socialdemócratas- en la encarnizada lucha por la cuota de poder dentro de su Estado. El de Partidos.

robert-zunikoff-592158-unsplash.jpg

Los cretinos, oportunistas, jinetes, coletas, tullidos, rufianes, negros, señoritos de apellido compuesto, feministas, secesionistas, horteras de bolera, sonrisas perfectas y hasta falsos disidentes. Perfiles y espejos para todos los gustos. Para todos los indignados. Para que cada estrato del vulgo cuente con un falso reflejo de lo que encuentra cada mañana en el espejo de las que creen sus ideas.

Estos perfiles, seleccionados y dispuestos de forma adecuada, declinan en los titulares de la constante guerra del odio verbal. Del titular capcioso y fácilmente arrojadizo en redes sociales; del titular que conecta neuronalmente al vulgo con siglas generadoras de un falso -y elevado- sentimiento de pertenencia dentro de la batalla virtual en la que la sociedad civil nunca ganará nada; del titular que postra la dignidad y evidencia la incultura política de urna; del titular que siembra el infértil odio hacia cada palabra y medida de las listas de partido que no se acomodan al ideario de cada casa.

sheep-2372148_1920.jpg

Dejen de compartir sus impudorosos impulsos ideológicos en forma de contenidos prefabricados por consultoras en los que toda la clase política visible interpreta su correspondiente papel para pulsar las teclas que activan el voto. Voto legitimador de este sumidero partidocrático en el que caemos todos; tanto los cortos de miras que siguen jaleando cada indignante vídeo o titular, como los que no legitimamos el Régimen con nuestro voto. Pero también caeremos aquellos que hemos superado el disonante juego de las ideologías que bailan las turbulentas y cenagosas aguas del Régimen del 78. El juego de los VOX, PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos, IU, CIU, ERC y demás nomenclaturas de la alta traición a España. La que se nutre y crece con cada voto, titular, vídeo o pobre análisis de este macabro sainete del consenso y de las redes sociales.