¿Dónde hay más desorden: en el PP o en el bombo de la lotería?

La teoría de la información  nos da la solución: en el bombo, pero por poco. En efecto, la entropía de Shanon viene dada por la fórmula:

S= (p_1 ln(p_1)+…+p_N ln(p_N)) / ln(1/N) ,

donde p_1,...,p_N denotan la probabilidad de N sucesos y ln es el logaritmo neperiano.

Los resultados obtenidos por Santamaría, Casado y Cospedal en las elecciones a la presidencia del PP han sido: 21.513, 19.967 y 15.090 votos. Descartando a Margallo y otros candidatos, que han obtenido un resultado ridículo, podemos suponer que N=3 y, aplicando la fórmula de arriba, tenemos que S=0,98.

Supongamos la bondad en el juego de la lotería de la navidad, es decir, que las bolitas que los niños de San Ildefonso extraen no están trucadas; entonces el suceso de sacar cada bolita es equiprobable y, en este caso, S=1.  Por tanto, hay un mayor desorden en el bombo 1>0.98, pero la diferencia no es muy grande. En otros eventos, donde los sucesos no son equiprobables, como por ejemplo el Mundial de fútbol, me atrevo a decir, que hay menos desorden que en el PP.

El valor tan alto de la entropía de las elecciones en el PP, concuerda con la baja participación. En España, la entropía política en unas elecciones, calculada a partir de los porcentajes de votos obtenidos por cada partido, está, desde el año 78, correlacionada con la abstención con un valor de R=0.2. Esta abstención se produce por desafecto. No se trata de abstención activa, porque no hay proselitismo abstencionario, pero tampoco se trata de una abstención pasiva, ya que la causa de no ir a votar no es la pereza, sino el hartazgo.


El valor R=0.2 muestra que aún hay poca correlación entre la abstención y el desorden en la partitocracia. Esto es debido a que cuando uno de los dos grandes partidos, PP o PSOE, le sacaba mucha ventaja al otro, se producía abstención pasiva; la gente no iba a votar porque "no hacía falta".

La misión de este periódico y de esta asociación es hacer crecer R, y, de la misma manera que hay un brutal desorden en el PP, tenemos que intentar crear un gran desorden en el régimen de partidos hasta su desaparición. Entonces, se podrá instaurar una nueva constitución que imite las virtudes del modelo anglosajón y donde no se vote "lo menos malo", sino a verdaderos representantes.