Las traiciones de “Tereschenka”

La traición está en el ADN de Teresa Rodríguez, “Tereschenka”, en tres vertientes que voy a explicar en detalle: una a los andaluces, otra a los españoles y otra a su propio partido, que la encumbró de la nada. Actualmente, con la cercanía de las elecciones andaluzas se hace urgente y necesario ver los hechos documentales de esta política que acaba de ser la ganadora de las primarias en Podemos Andalucía. Ella ha venido para quedarse o en Andalucía o en Madrid.

Alta traición a los andaluces

susana-diaz-teresa-rodriguez050917.jpg

Lo primero que nos ha llamado la atención, en esta legislatura, ha sido que con tantísimos casos de corrupción –de miles de millones robados- con los 13.000 enchufados fantasmas detectados por la Cámara de Cuentas en la Administración paralela; asimismo, el registro B del Parlamento, miles de millones sin justificar, el caos sanitario, sobresueldos, enchufes y escándalos en Educación; además de los aceleradores que donó Amancio Ortega -que nadie sabe dónde están-, las sangrantes listas de espera y las muertes sanitarias,  etc., Podemos Andalucía callara de una manera vergonzosa y escandalosa. Por ello, he denunciado en RRSS –con los hashtags #PodemosCalla y #UnidosPodemosCalla- que había un pacto secreto entre el PSOE de Susana Díaz y Podemos Andalucía/IU.

5a01d1ec2aa10.jpg

Todas las atrocidades enumeradas en el párrafo anterior y el estancamiento crónico de Andalucía -a la cola de todo lo mejor y a la cabeza de todo lo peor- hubiera sido causa necesaria y suficiente para una moción de censura. Esta jamás se produjo. Es más, ni siquiera se planteó en el Parlamento andaluz. Teresa Rodríguez ha tenido munición de sobra para dinamitar la legislatura de Susana Díaz y no lo hecho: se ha quedado tan solo en escenificaciones estridentes cara a su público con el objeto de justificar una oposición impostada y auto justificarse en palabras; pero no en hechos.

Empero, lo que dio sentido a todo fue el 29 de marzo de 2017 en el Parlamento andaluz. Votación sobre la Comisión de Investigación de Chaves y Griñán en los 3.015 millones de los cursos de formación para parados. Podemos no votó e IU se “equivocó”. El resultado pactado con Susana Díaz e IU-Podemos fue que Chaves y Griñán quedaran libres de responsabilidades políticas. Pregúntense si eso hubiera ocurrido en una comisión por corrupción contra los del PP. Imposible a todas luces. Impensable. Miré y estudié qué había pasado antes y después de esta votación con PSOE y Podemos. Juzguen Vds. mismos.

  • Febrero de 2017: Susana Díaz va al Ayuntamiento de Cádiz a establecer un suculento pacto con José María González, Kichi,-pareja de Teresa Rodríguez-. Susana le otorgó 37 millones.
  • Marzo de 2017 -atención a la secuencia del efecto dominó-:

    • El 6 de marzo Pablo Iglesias declara públicamente que aunque saliera Susana Díaz en las primarias del PSOE, él gobernaría con la heredera de Chaves y Griñán de presidenta de España.

    • El 15 de marzo aprueban la Ley de Memoria Histórica y Democrática PSOE, IU y Podemos.

    • El 29 de marzo en el Parlamento Podemos exime y libra a Chaves y Griñán de toda responsabilidad política en los 3.015 millones de los cursos para parados con la “equivocación” de IU. Rafael Porras, director de El Mundo Andalucía, lo calificó como “una indecencia política difícil de ocultar”. Efectivamente, lo han ocultado y quienes les han seguido el juego del silencio delatan su complicidad.

  • Abril de 2017: Feria de Abril sin la aparición de Sánchez. Estaban en primarias del PSOE.

  • Mayo de 2017: PSOE, Podemos e IU tumban la Ley de Autoridad Pública del Profesorado Andaluz.

  • Junio de 2017: 

    • El 9 de junio Podemos se ofrece a apoyar en la legislatura en curso a Susana Díaz, que ha perdido las primarias, a cambio de que rompa su pacto con Ciudadanos.

    • El 13 de junio Podemos vuelve a insistir en su ofrecimiento de pacto con Susana Díaz.

  • Agosto de 2017: Podemos ofrece "consenso" a Susana Díaz sobre financiación autonómica pero pide "rigor y seriedad" y no buscar "la foto".

  • Diciembre de 2017: PSOE, IU y Podemos aprueban la Ley LGTBI andaluza.

  • Febrero de 2018: 

    • El 8 de febrero hay una nueva reunión anual de Susana Díaz y la pareja de Teresa Rodríguez, el alcalde de Cádiz, Kichi, esta vez en San Telmo. «La presidenta y yo nos hemos mirado y nos hemos reconocido» sentenció sumamente agradecido por los 55 millones que Susana Díaz le entregó en total. «Las relaciones progresan adecuadamente» añadió el gaditano junto con la compra del balneario, los planes de empleo para Cádiz, etc. «Menos mal que se acabó el sectarismo, a día de hoy podemos decir que el Ayuntamiento de Cádiz y la Junta se entienden», apostilló el alcalde podemita.

    • El 22 de febrero PSOE, IU y Podemos firman un pacto –público- sobre el modelo de financiación autonómica. Se van cayendo las caretas.

  • Abril de 2018: 

    • Podemos y PSOE pactan la Ley de Caminos Públicos Rurales.

    • Pedro Sánchez aparece a la Feria de Sevilla y escenifica las paces con Susana Díaz, engrasando los pactos para sacar a Rajoy de la Moncloa con la promesa de que Pablo Iglesias y Alberto Garzón lo van a apoyar y él garantiza a Susana Díaz que el líder nacional podemita nunca va a entrar en el Gobierno; asimismo, le promete un cupo andaluz en el ejecutivo, más la Fiscalía General de Estado entre otras cosas. Se oyen ecos de adelanto de elecciones en Andalucía –a río revuelto…-.

  • Mayo de 2018: Kichi, el alcalde de Cádiz, se desmarca públicamente de la compra del chalet de Pablo Iglesias –las encuestas le dan a Podemos Andalucía buenos resultados con 23 diputados, superando a Ciudadanos- y se culmina la moción de censura a Rajoy.

  • Junio de 2018:

    • El 1 de junio Sánchez se proclama Presidente de España gracias a separatistas, proetarras y podemitas con la connivencia silenciosa de Susana Díaz.

    • Podemos-A e IU-A se coaligan oficialmente para concurrir a las futuras elecciones autonómicas, nacionales, municipales y europeas.

  • El 16 de Julio de 2018 Teresa Rodríguez gana las primarias de Podemos Andalucía con el 75% de los votos.

Por todo lo anterior, los hechos demuestran el pacto entre Tereschenka y Susánida. Tanto monta, monta tanto. Marín tiene la fama; pero Tereschenka carda la lana. En el juego de malabares de la maquiavélica Susana, consiguió de Ciudadanos que le quitaran de su mochila política a Chaves y Griñán –como fachada mediática-; y, por detrás, con nocturnidad, alevosía y en el más absoluto secreto político-mediático, pactaba con la ultraizquierda anti-sistema, anticapitalista y separatista, no rematar y librar del caso cursos de formación a los dos ex ministros, ex presidentes de la Junta y ex-líderes del PSOE nacional, Chaves y Griñán.

Susana se mantiene y coloca a los suyos en el Gobierno central, Teresa Rodríguez tiene sus leyes-medallas para venderse, Kichi sus 55 millones, Sanchez la Presidencia y Pablo se ha recolocado a la derecha de Sánchez. Todos contentos en sus ambiciones personales.

 

Alta traición a los españoles

Teresa Rodríguez es arabista en sentido fuerte, republicana-material del 36, anti-monárquica, guerra civilista, anti-sistema, anticapitalista, feminista radical, federalista, nacionalista andaluza y todo lo que suene a España le produce urticaria. O sea, Podemos Andalucía es la CUP catalana en versión sureña. Tal cual.

pablo-iglesias-teresa-rodriguez-1.jpg

En una comparecencia en el Parlamento andaluz con fecha 17 de febrero de 2017, Teresa Rodríguez pidió un proceso constituyente  hacia una nación andaluza. En ese sentido, inquirió a Susana Díaz: “¿qué garantías nos ofrecen a quienes reivindicamos más Andalucía, más soberanía, más poder andaluz?", para finalizar diciendo: "nuestra matria, es una nación que encuentra su sentido en el cuidado de sus componentes, en la identidad compartida hacia dentro y en la solidaridad con otros pueblos y naciones". Sí, “matria”. No es un error.

Así, el fin último de Podemos Andalucía -bajo los diversos nombres que se inventen- es la independencia de España, siguiendo la hoja de ruta del proceso catalán. Sin embargo, como escaparate esgrime un infinito totum revolutum de exigencias de entrada libre de migrantes, anti-OTAN, derechos sociales, históricos-políticos, cívicos, pagas urbi et orbi, que no tienen asidero real ni económico. No se entiende que hable de proceso constituyente futuro sin haber hecho sus tareas parlamentarias en la presente legislatura.

En Andalucía no se ha invertido en viviendas, ni en empleo, ni en Cultura. Tampoco ha habido inversiones en infraestructuras, si no es recurriendo a la iniciativa privada, por poner varios ejemplos: ¿dónde está la exigencia de los miles de millones presupuestados y no ejecutados?, ¿dónde están las reivindicaciones para la Sanidad –Podemos iba a votar sí a la Ley de Sostenibilidad sanitaria- , los escándalos en Educación, los impagos de la Dependencia, la falta de medios en Justicia o los jueces, etc.?, ¿dónde el activismo en las calles que sí hay en otras comunidades?, ¿dónde está el personarse como acusación en los casos de corrupción del PSOE?, ¿dónde los tuits y campañas para dar a conocer el fango del Régimen andaluz como en Madrid?, ¿cómo ha estado la prensa podemita ante todo esto? Escandalosamente callada.

Rodríguez, partidaria de la Banca Pública, llegó a afirmar esto sobre este futuro ente: «Que pueda poner los ahorros colectivos a disposición de lo que la sociedad necesita, porque hemos observado cómo los ahorros de los ciudadanos que están en los bancos no se han invertido en una economía productiva que genere empleo, sino en aumentar las ventas de coches de lujo y de los yates en la crisis y de enriquecer a la economía especulativa».

Alta traición a su propio partido: Podemos

El 11 de enero de 2018 registró, a nombre de tres altos cargos de la ejecutiva de Teresa Rodríguez, un partido político “Marea Andaluza” con sede en San Fernando, Cádiz y, posteriormente, en El Coronil, Sevilla –en esto también hay lío-. Este registro “profiláctico”, que ella intentó ocultar, puso en sobre aviso las maniobras de la anticapitalista. Las intenciones de la andaluza podrían ir encaminadas a, en su ya convergencia con IU Andalucía (80 alcaldías, y 800 concejales en activo) y Podemos Andalucía –con el nombre “Adelante Andalucía”-, por un lado, formar un nuevo partido, libre de la marca “Podemos” y por otro lado, para las municipales bajo la denominación “Marea Andaluza”.

Así justificó la Coordinadora de Podemos la jugada del nuevo partido: Teresa Rodríguez, asegura en Al Rojo Vivo que el nombre de Podemos sí estará presente en la confluencia andaluza, pero apunta a que "tiene que ser diferente al resto del territorio: queremos ser Andalucía en Podemos y no Podemos en Andalucía".

¿Qué pretende? Primero, desligarse de Pablo Iglesias; segundo, crear su propio partido, aprovechándose de la “coalición electoral” con IU, a la que va a fagocitar más temprano que tarde; tercero, hacerse con el 30% del voto del PSOE andaluz sanchista; cuarto, ilusionar y movilizar a los dos millones dos cientos mil abstencionistas andaluces y quinto, aunque sabe que nunca va a ganar las elecciones andaluzas por mayoría absoluta, tener los suficientes diputados para en el co-gobierno con Susana Díaz, poderle exigir las consejerías más importantes, además de la mitad de ellas. No quiere “subalterneidad”.

saludokichitwitter.jpg

¿Están utilizando a Podemos Teresa Rodríguez y Kichi con fines particulares para montar ellos su propio partido separatista-anticapitalista con los comunistas de IU y un co-gobierno con el PSOE de muleta? Parece que los antecedentes, indicios y señales van en ese camino.

De todos es sabido lo dados que son Podemos-Unidos Podemos-Marea Andaluza a fichajes estelares o figuras que atraigan el voto de los andaluces y le den a Podemos el marchamo que no tienen. Habrá sorpresas seguro, en los cargos futuros. Cuidado con los arribistas y ventajistas que veremos aparecer al olor del poder.

El próximo co-gobierno dará fe y documentará los pagos y devengos de este acuerdo velado con el nuevo “sujeto político” iu-podemita mediante las siguientes justificaciones: “para que no gobierne la derecha”, “por un Gobierno de izquierda real”, “por una Andalucía progresista”, “por el cambio”, “por la gente”, etc. Y la corrupción se diluirá como pasó en 2012 con el Gobierno Griñán e IU. El eterno retorno de lo mismo, con los mismos.


Coda: si los candidatos por distritos tuvieran que responder directamente ante sus votantes, nunca pasarían estas barbaridades.