Conversaciones de un demócrata con un votante en un Estado de Partidos (I).

En vísperas de la visita del independentista catalán Quim Torra a Moncloa para reclamar al presidente del gobierno su apoyo junto al de Podemos y vascos, recreamos la conversación que un verdadero demócrata por la Libertad Constitucional mantendría ante cualquiera de los partidarios de un Estado de partidos (soberano, ahora de izquierda en el poder), que vota legitimando el sistema electoral proporcional de listas de partido -da igual abiertas que cerradas- sin elegir ni separar poderes.

-Votante: Lo que tiene que hacer España con Cataluña es que esté a gusto, cómoda; seducirle, pero no reprimirle y recibirle a porrazos como se pusieron y, además, aplicarle el art. 155.

-Demócrata: No. Estás equivocado. Cataluña pertenece a España y no tiene que seducir a nadie; ni los españoles a ellos. Porque pertenece a España exactamente lo mismo que Galicia o Canarias y no tiene que seducir. Y el que se quiera ir está cometiendo un delito, porque es un delito. Y porque España no es un proyecto ni una idea. Eso es mentira. Toda la propaganda, todo lo que usted lee sobre eso, es falso.

- Votante: ¿Sí?

- Demócrata: El origen está en Ortega y Gasset, el filósofo, que era un frívolo. Escribía de política sin tener ni idea de política y dijo que España era un proyecto sugestivo de vida en común: entonces si es un proyecto es voluntario. Entonces si es voluntario se puede ir quien quiera. Pues no es voluntario, España no es ningún proyecto. ¿Cómo que es un proyecto? ¿qué significa? Un proyecto es algo que está por ejecutar. ¿España está por ejecutar tras 500 años de existencia? Vamos, eso es el colmo.

-Votante: Claro, yo soy contrario a las fronteras. Yo lo que haría es quitar las fronteras. Vivir todos juntos. Que no hubiera países.

-Demócrata: Claro, y que no hubiera ejército, y que no hubiera infierno, y que no hubiera Dios, y que no hubiera ángeles. Si es que lo que uno quiera es indiferente para la política. La política son hechos. Hechos de fuerza. Es que porque usted quiera eso, ¿los jefes de Estado lo van a querer también? Cada uno quiere conservar su poder, y tiene los fusiles y tiene la fuerza. No se puede ser un utópico. Eso son utopías.

-Votante: Pero ¿sabe lo que han hecho con los catalanes? Criminalizarlos. Todos estos años. Yo tengo el whatsapp lleno videos...

-Demócrata: Bueno yo no quiero perder el tiempo... Los catalanes son inocentes. ¡Los separatistas son criminales! Porque están cometiendo el delito mayor que pueden cometer un pueblo, que es el delito contra la unidad. Y esos son los separatistas, los catalanes no.

-Votante: No claro los catalanes no.

-Demócrata: Los catalanistas están cometiendo un delito gravísimo y tienen enfrente un gobierno más cobarde que ellos porque tenía que haber metido en la cárcel a todos los dirigentes; pero para 30 años. Pero Sánchez, Rajoy y los anteriores son unos cobardes; no tienen ni idea; y lo que han dado es coba a los catalanistas, darles dinero para que voten con ellos. Nada...

-Votante: Dinero no, pero más libertades, digo yo. ¿No?

-Demócrata: Cómo dice, explíquese bien.

-Votante: Que dinero no hay que darles. Yo no digo que haya que darles dinero.

-Demócrata: Yo no digo lo que hay que hacer. Estoy diciendo lo que han hecho, no el funcionado del futuro.

-Votante: De lo que han hecho sí. Pero con eso no estoy de acuerdo, con que le den dinero. Para nada.

-Demócrata: ¿Y quién va a estar de acuerdo con eso? Y ¿por qué no darle dinero a los andaluces, a los canarios y a los gallegos?

-Votante: Exacto.

-Demócrata: Son todos iguales.

-Votante: Exactamente, sí.

-Demócrata: Yo no estoy hablando de eso.

-Votante: Sí, de lo que han hecho sí.