Crítica a Rousseau

Estandarte intelectual de la revolución francesa, su influencia se extiende al romanticismo y al totalitarismo, hasta llegar al Estado de Partidos. Rousseau parte de la siguiente idea, aparentemente verdadera:

(1) "El más fuerte no es nunca lo bastante fuerte para ser siempre amo, si no trasforma su fuerza en derecho y la obediencia en deber".

De aquí se deriva todo su pensamiento, el hombre primitivo era libre porque sólo doblegaba temporalmente su voluntad ante alguien que fuera más fuerte. La sociedad es mala, esclaviza al ser humano:

(2) "El ser humano nace libre y por todas partes está encadenado".

Si la sociedad es tan nefasta, ¿por qué existe?. Según el pensador ginebrino, vivir en sociedad es necesario en términos de alimentos, seguridad, etc. ¿Qué hay que hacer, según él, para recuperar la libertad del hombre primitivo sin renunciar a la vida en sociedad?. Refundar la sociedad mediante el siguiente contrato:

(3) "cada uno de nosotros pone en común su persona y su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general y recibimos en cuerpo a cada miembro como parte indivisible del todo".

Empieza la crítica:

(1) Rousseau no considera la separación de poderes de Montesquieu. Que un gobernante sea un tirano no es algo irremediable, basta con que otro poder, el legislativo, haga que la fuerza del ejecutivo no se transforme en derecho.

(2) Concibe la libertad humana igual que en el reino animal. El ser humano no nace libre, es al revés,  los bebés, al igual que los animales, siguen su instinto de manera automática, no tienen conciencia para superarlo, no son libres.

(3) La voluntad general, el bien común y el contrato social son entelequias. En la revolución francesa, bajo la influencia de estos conceptos, los representantes que acudían a los Estados generales con las quejas de sus representados, pasaron a ser intérpretes de una misteriosa voluntad general que abogaba por un supuesto bien común. Además, para que nadie pidiera rendir cuentas a estos nuevos representantes de la soberanía nacional, se prohibió el mandato imperativo del distrito. (Prohibición que continúa vigente según el artículo 67.2 de nuestra Constitución).

No hay más que voluntades particulares, en perpetua pugna. ¿Qué sentido tiene que un diputado sea elegido en un distrito, si no rinde cuentas al mismo, sino a la voluntad general?, ¿alguien puede concebir que un diputado de Bildu ceda algún privilegio de su región a un diputado de Zamora, por el bien común de España?.