El poder de la mente y del espíritu. Victor Hugo

“Todas las obras de arte son simbólicas por partida doble. Simbolizan lo que representan y algo distinto de lo representado”.

Antonio García-Trevijano

  “El trono de Aquisgrán” o “La silla de Carlomagno”.  Boceto de un dibujo de Victor Hugo. (BNF). Su significado simbólico se refiere al del rey Salomón, que se consideró un rey atemporal y espiritual. El poder no es eterno y esos escalones del trono no merecen subirse si no es para gobernar con honestidad.

“El trono de Aquisgrán” o “La silla de Carlomagno”. Boceto de un dibujo de Victor Hugo. (BNF). Su significado simbólico se refiere al del rey Salomón, que se consideró un rey atemporal y espiritual. El poder no es eterno y esos escalones del trono no merecen subirse si no es para gobernar con honestidad.

El año que contrajeron matrimonio Simón Bolívar y María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza en Madrid, según los escritos de Mesonero Romanos en el año 1802, nacía en Besançon un autor romántico que pondría excesivas esperanzas en sí mismo y sentiría la frustación en su búsqueda de la libertad del alma. Victor Hugo (1802-1885), además de escritor sería un gran pintor y dibujante. Adelantado a su tiempo del romanticismo, sus dibujos abstractos y una técnica inusual en la que mezclaría imaginación y realidad haría que Dalí valorara sus pinturas al igual que otros muchos críticos de arte.

Diputado por París, lideraría un grupo de resistencia contra la tiranía o despotismo del emperador Napoleón III empeñado en realizar una reforma constitucional para seguir con el poder absoluto. En su célebre discurso en la Asamblea Nacional señalaría: “¿Qué significa esta ridícula petición para la prórroga de su Poder?, ¿Qué es la prórroga? Es el Consulado de por vida. ¿A dónde conduce el Consulado de por vida? ¡Al Imperio, señores!”. Su obra satírica "Napoleón el pequeño" dedicada al ambicioso Napoleón III le costaría el destierro.

Su exilio en Bruselas, y más tarde en las Islas del Canal Jersey y Guernesey, dependencias de la Corona británica pero sin pertenecer al Reino Unido, curiosamente son consideradas paraísos fiscales en la actualidad según la OCDE. A pesar de su gran de capacidad de trabajo y una innumerable Obra a sus espaldas, Víctor Hugo escribiría con su espiritual y penetrante pluma  una obra maestra desconocida, "Conversaciones con la Eternidad" (1853). Aficionado al espiritismo dejaría plasmados sus diálogos con espíritus de personajes célebres que se descubrirían tras su muerte. Aristóteles o Platón y sus diálogos sobre la "pobreza", tema muy vinculado a la "justicia" serían claves en su obra maestra "Los Miserables", (1862) escrita también en la isla de Guernesey. Sus años de exilio le supondrían una intensa creatividad pictórica y literaria.

  “La Tour des Rats”  (1840) Victor Hugo.

“La Tour des Rats” (1840) Victor Hugo.

"La Torre de las Ratas" (1840) se trata de la ilustración que le inspiraría  escribir “Le Rhin, Lettres à un ami” (1842) un cuento de terror en sus paseos por el rio. En el dibujo describe una torre monumento situada en un islote del río Rhin que encierra una leyenda. Hace muchos años, en Maguncia, había un miserable arzobispo llamado Hatto. En un nefasto año de cosechas, compró todo el trigo para enriquecerse a costa de los campesinos porque si querían comer tendríar que pagarle dinero. Aparecería la gran hambruna y la gente empezaría a morir de hambre en las localidades del Rhin. Los campesinos rogarían al malvado Hatto que les diera comida. No sólo se negaría sino que mandaría encerrar a todos los hombres, mujeres, ancianos y niños en un establo donde ordenaría quemarlos vivos. Mientras Hatto reía se escucharían los gritos entre las llamas, mientras las piedras llorarían de dolor. De repente, comenzarían a salir ratas del subsuelo que perseguirían al Arzobispo hasta el islote y dentro de la Torre lo devorarían vivo.

 “El Faro de Eddystone” (1866) Victor Hugo.

“El Faro de Eddystone” (1866) Victor Hugo.

Otra torre muy importante en su obra fue “El faro de Eddystone” (1866) ¿Este faro no es el enlace entre la tierra y el mar en el más allá? Siempre tendría presente a su hija Leopoldine ahogada en el Sena tras caer de una barca. Victor Hugo nunca superaría su pérdida, de ahí la necesidad de contactar con ella a través de una medium que posibilitaría el reencuentro y su libertad.

Victor hugo afirmó que: "Los animales son de Dios. La bestialidad es humana" En la galería de personajes hugonianos, los animales ocuparían un lugar destacado. Es posible que aparezcan en su Obra con valor simbólico. Victor Hugo destacaría la presencia de animales de manera trascendente y original que los convertiría en inolvidables.

Otro animal que conmovería a Victor Hugo sería protagonista en esta novela que forma parte del primer libro sobre la Aristocracia. Victor Hugo llamaría Homo (“hombre”) al  lobo domesticado por el filósofo Ursus. El vagabundo se rebautiza a si mismo con el nombre de Ursus que en latín significa oso. La novela está ambientada en la Inglaterra del Siglo XVIII e inmediatamente después, el filósofo Hobbes escribiría: "Homo homini lupus" que quiere decir: “El hombre es un lobo para los demás hombres". Homo es un animal dócil, noble, fiel, civilizado y afectuoso.

Los animales hablan, los pájaros aparecen por doquier cantando, amando, y revoloteando casi en cada página de "El hombre que rie". Para Victor Hugo los animales son la viva imagen de la alegría y de la inocencia. Su protagonista de "Los Miserables" Cosette, tiene por sobrenombre el de "Alondra". Hugo, siempre defendió los animales y, por ello los introdujo en su gran Obra como entrañables símbolos poéticos e imágenes reales extraidas del mundo animal.

 Androcles y el León.

Androcles y el León.

Como conocedor de los autores clásicos tendría presente la antigua leyenda clásica del esclavo romano Androcles, que arrancó una espina de la zarpa de un león. Condenado a ser devorado por las fieras del circo romano se encontraría con el mismo león que había conocido hacía mucho tiempo, y conforme se iba acercando a Androcles reconocería a su amigo y se tumbaría mansamente a sus pies. Con lo cual el esclavo fue indultado pasando a ser un hombre libre. El león también recobraría la libertad. Para Victor Hugo esta leyenda poseía un extraño hechizo. A sus ojos, el león sería el símbolo del exilio. Y Androcles representaría el poeta, el escritor y el pintor expatriado. Cuando todo le había sonreido en la vida - gloria, éxito, fortuna - descubriría al hermoso león tumbado en la arena entre los huesos de sus víctimas y se honraría con la tristeza y la soledad , derramando bálsamo sobre sus llagas. Ahora que le habría  llegado su turno, ahora en el exilio, el milagro se repetiría. Entre la angustia de ser un proscrito permanece la paz de su alma. Es como si el león en la arena del circo romano, lamiese la mano del gladiador para curarle sus heridas del alma.

“El hombre que ríe” (1869) fue una obra creada durante su exilio en la isla de Guernesey. En el prólogo se relata que el libro formaría parte de una trilogía: Aristocracia, Monarquía y República. El historiador griego Polibio habría dicho doscientos años antes de Cristo: “La monarquía degenera en tiranía, la aristocracia en oligarquía y la democracia en violencia y anarquía”.

FUENTES CONSULTADAS

1.- Bibliotheque Nationale de France (BNF)

2.- Photographies de presse. Agence Meurisse. Paris.

3.- Maison de Victor Hugo. Hauteville House.

4.- Les musées de la Ville de Paris.

5.- Jean-Marc Hovasse (biógrafo de Victor Hugo)

6.- “Le Rhin, Lettres à un ami”  (1842) Victor Hugo.

7.- “Les tables tournantes de Jersey”. Victor Hugo. Procès-verbaux des séances présentées et commentées par Gustave Simon Broché – 1923.