El cainismo y la nada

11081396_934742273251408_5784946897785514232_n.jpg

La nada es uno de los conceptos centrales de la metafísica contemporánea. Distingue a Sartre de Heidegger. La nada no es un conjunto de negaciones porque en la negación hay un conocimiento y en la nada no hay conocimiento, no hay nada. Juan Marín, de Ciudadanos, es la nada. Al escucharlo te quedas igual que estabas. Humo. Oportunismo. Por lo único por lo que pasará a la historia es porque su careto a cuatro colores partidistas es ya un icono del Pop Art patrio.

Resulta que Marín, la nada, se ha convertido en pivote para la presidencia de la Junta. Sí, amigos, tenemos un sistema de elección de representantes tan bueno que, una vez pasadas las elecciones, no se sabe muy bien quien va a presidir San Telmo. Todo depende ahora de los cálculos estadísticos de los consejeros que decidan qué postura, más blandita o más durita, es más resultona para los atolondrados votantes, confusos ante el actual bombardeo televisivo.

descarga.jpg

Más allá de la nada, en Andalucía ha ganado el cainismo. Desenterrado Franco y acomodado en su chalet burgués, Iglesias se estaba nadificando. La subida de VOX ha supuesto para él la única razón para seguir existiendo. La guerra civil perpetua. El duelo a garrotazos de Goya.

La gente de VOX está eufórica por los doce diputados en un parlamento autonómico que juraron destruir. Curiosa forma de hacerlo. Ahora tocará pactar y pasar por el aro. Del PP salisteis y al PP volveréis.

Los que nos abstenemos, lo hacemos sabiendo que las votaciones son una estafa y con la esperanza de que algún día haya una constitución seria y no el actual papelucho con artículos indeterminados pergeñado por Alfonso Guerra y Abril Martorell. Nosotros, abstencionarios, hemos tenido tras estas elecciones algunas pequeñas alegrías. Por un lado, la abstención subió, por lo que espero que, al menos por un tiempo, desaparezca el mantra ese que dice que la abstención favorece a los partidos grandes. Por otro lado, que haya cinco partidos grandes disputándose el poder, provocará un gran caos a la hora de llegar a pactos, lo cual ayuda a que se derrumbe este régimen podrido.