Dīvide et īmpera

Aunque la agenda de normalización de toda aberración esté en manos de George Soros, sí es cierto que se está induciendo a través de la llamada izquierda, que no es tal. Y no es tal porque la derecha tampoco lo es, fuera de la evidencia que supone el constante incumplimiento de toda promesa electoral, así como el tradicional reparto de poder entre partidos de toda índole en una incesante traición y tomadura de pelo al votante en este engorde del Estado de Partidos. En el de la socialdemocracia.

soros.jpg

Comencemos a fijar que la polarización y crispación en redes sociales, también es diseñada e inoculada -consultoras mediante- para sostener el Régimen en un constante bucle que sólo perpetúa el problema, en su totalidad sistémico. Aunque los partidos se repartan los idearios, ni son representativos de los mismos, ni debemos alimentar el leviatán que agitan a golpe de titular para que nos saquemos los ojos en discusiones vacuas. Dīvide et īmpera.

Entiendan que la ideología de género, la LGBTI, el Pacto Mundial sobre Migración o hasta la normalización de la pedofilia, sólo responden a una agenda mundial que se cuece por encima de los actores políticos en una, la nuestra, nación carente de toda soberanía. Ellos, los jefes de partido y oligarcas económicos en la sombra, simplemente ejecutan, derrochan, dividen y pastorean. Y ustedes sólo les bailan el agua, legitimando sus promesas, sin garante, cada cuatro años, posponiendo una España unida y soberana, donde la libertad colectiva sea garante de representación y separación de poderes de facto, los dos pilares que tanto les agitan en estas infestadas redes sociales de la opinología.