Delenda est PSOE

quim-torra-pedro-sanchez-a-la-moncloa-acn.jpeg

Hay que destruir al PSOE, hoy, 21 de diciembre ha vendido Cataluña. Cataluña, donde se juega el futuro de España. Ese partido que ni es “socialista”, ni “obrero”, ni “español”, debe desaparecer.

Estoy segura de que en todo el territorio nacional existen un puñado de personas honestas, preparadas y con sentido de estado para tomar el relevo. Es necesaria una izquierda inequívocamente española y constitucionalista.

En los plenos del Parlamento de Cataluña del 6 y 7 de septiembre de 2017 los diputados independentistas, en una Cámara con los asientos vacíos de los constitucionalistas, aprobaron la Ley de Transitoriedad y Fundacional de la República Catalana. Para los catalanes que nos sentimos españoles fue nuestra expulsión del espacio político.

Ahora el Gobierno de la Nación nos ha vendido, se ha humillado ante los secesionistas a los que ha intentado, vana ilusión, apaciguar, y todo, para conseguir que le aprueben los presupuestos. No ha tenido ni una reunión, ni un detalle con el entorno constitucionalista catalán, para él no existimos.

El Gobierno de la Nación ha actuado en clave partidista, al igual que con el Consejo de Ministros en Sevilla, al hilo de las elecciones andaluzas. La sensación que todo esto produce, oscila entre el desamparo y la liberadora rebeldía porque sabemos que el Gobierno no es España, y hay una mayoría de españoles de bien que nos apoyan y aquilatan bien la gravedad de lo sucedido hoy en Cataluña.

bk001538_1024x1024.jpeg

El partido del futuro de España se juega en Cataluña. Pero siempre hay camino para la esperanza; en las graves encrucijadas de la Historia en que hemos tenido un Gobierno incapaz, el pueblo español, en el que reside la soberanía nacional, ha sabido estar a la altura para salvar su Nación. Parafraseando a Bismarck: España es la nación más fuerte del mundo, sus gobiernos llevan siglos intentando destruirla y no lo han conseguido”.

Por el bien común de los españoles, tras lo que hemos vivido hoy, ni olvido ni perdón.