Lealtad, coraje y fuerza

“Las vanguardias artísticas han sido víctimas de una lamentable confusión. Se creyeron revolucionarias por el mero hecho de que inauguraban estilos sin precedentes en la tradición. Pero una cosa es la revolución en el arte y otra muy distinta el arte de la revolución. Las artes plásticas no se diferencian en este aspecto de las literarias. Los artistas nunca pueden ser revolucionarios por el modo de decir las cosas, sino por las cosas que digan”.

Antonio García-Trevijano


  “La Libertad guiando al pueblo ”(1830) Eugène Delacroix (1798-1863)

“La Libertad guiando al pueblo”(1830) Eugène Delacroix (1798-1863)

No es difícil ver la estrecha relación entre la época del terror de la Revolución Francesa y el movimiento romántico. El hombre romántico fue aprendiendo que todo gran sueño acaba, en última instancia, en amarga frustración. Las diversas revoluciones sociales que sufrieron los países europeos proporcionaron esta sabiduría.

"Helvetiorum Fidei ac Virtuti" es una inscripción latina que se halla escrita en "El trozo de piedra más triste, conmovedor y contundente del mundo", como diría el escritor Mark Twain al contemplarla en la ciudad suiza de Lucerna. Se trata de una impresionante escultura, un majestuoso León herido de muerte, que atravesado por una lanza agoniza sobre símbolos destruidos de la monarquía francesa: Un escudo francés con la flor de lis, una Cruz de San Luis a la derecha junto al escudo de armas de Suiza. El León simboliza el coraje, la fuerza y la lealtad de la Guardia Suiza que custodiaba al rey de Francia Luis XVI, la reina María Antonieta y sus hijos María Teresa Carlota, la única que sobrevivió a la Revolución Francesa, Luis José Javier Francisco Delfín de Francia y Luis Carlos fue asesinado en la prisión del Temple en París a los ocho años de edad.

  “Monumento al León de Lucerna ”. (1819-1821) Albert Bertel Thorvaldsen

“Monumento al León de Lucerna”. (1819-1821) Albert Bertel Thorvaldsen

El León está tallado sobre la roca de una ladera en un entorno natural con frondosa vegetación que hace favorable al visitante reflexionar tanto sobre la exaltación de la esperanza como el sufrimiento, el deseo, la vida y la libertad. Cuando el filósofo griego Máximo de Tiro decía en el siglo II d.C. “Venus está viva en Gnido, porque respira en el mármol”, se asemeja al León, que aún posee un aliento de vida.

  “Louis XVI y Marie Antoinette con su hijo el Delfín en las Tullerías”.  París. Xilografía.

“Louis XVI y Marie Antoinette con su hijo el Delfín en las Tullerías”. París. Xilografía.

Resulta muy curioso el procedimiento de la gran traición que Luis XVI sufriría. El Rey se fugaría de París junto a su familia y serían detenidos en Varennes. La Ley establecía que la fuga del Monarca era considerada alta traición. La Asamblea Nacional votaría una moción según la cual Luis XVI no se habría fugado sino secuestrado, traicionando así la Ley, la verdad y los principios.

El abogado defensor del Rey trataría que se le aplicara la Ley a Luis XVI. La Convención Nacional reprobaría tal propuesta, ya que el Monarca estaba por encima de la Ley. La Nación Francesa acusaría al Monarca de cuarenta y dos  cargos. El estar por encima de la Ley le costaría la vida a Luis XVI. La Asamblea Legislativa sería la responsable de su condena y pena. Firmaría su sentencia de muerte.

  “Jasón con el vellocino de oro”  (1803)

“Jasón con el vellocino de oro” (1803)

“Jasón y el Vellocino de Oro” (1802) es otra obra mitológica de Bertel Thorvaldsen. La misión del héroe griego consistiría en rescatar el Vellocino de Oro para restaurar la Monarquía y autoproclamarse como legítimo Rey de Yolco. El escultor danés también sería el autor del “Monumento al León de Lucerna”. Dos obras de arte y dos monarquías diferenciadas.

Este famoso León esconde una tragedia. En la inscripción de la base, constan los nombres de las víctimas asesinadas por los marselleses durante la Revolución Francesa de 1792, mientras el Rey se marchaba por los jardines del Palacio de las Tullerías en París silenciosamente.

Alphonse de Lamartine  escribiría: "Sólo el respeto contuvo la indignación y el dolor en el alma de los guardias suizos y de los nobles cuyos brazos y sangre dejaban de utilizarse. Lágrimas de vergüenza se desprendían de los ojos de aquellos leales servidores, algunos de los cuales arrancándose del pecho la Cruz de San Luis y rompieron las espadas con sus pies".

El León de Lucerna es el símbolo de la ciudad en memoria de la Guardia Suiza que en la actualidad custodia a SS. El Papa Francisco en el Vaticano.

FUENTES CONSULTADAS.

  1. “Hegel y el Romanticismo”. Jaume Flaquer. Instituto de Teología Fundamental. Barcelona.

  2. “Historia de la Revolución Francesa” (II Tomos) Alphonse de Lamartine.

  3. La Tour du Temple, construite en 1200 par Hubert, trésorier des Templiers, détruite en 1811: A droite, la Rotonde, d'après une gravure faite en 1792 pendant la captivité de Louis XVI. BNF Bibliothèque Nationale de France.