Los niños de Bodom

bodom1.jpg

El lago Bodom (Bodominjärvi) está situado en una idílica zona boscosa cercana a las ciudades de Espoo y Helsinki (capital de Finlandia), mide tres kilómetros de largo por uno de ancho y es ideal para realizar múltiples actividades al aire libre como acampar, pesca, senderismo, etc.

El 4 de Junio de 1.960, la vida en el lago cambió para siempre. Como si de una película americana de terror se tratase, Seppo Antero Boisman (18años), Nils Wilhem Gustafsson (18), Anja Tuulilkki Mäki (15) y Maila Irmali Björklund (15), fueron brutalmente atacados por un psicópata. Sólo Gustafsson sobrevivió. Las hipótesis que se barajaron fueron varias, desde que el único superviviente Gustafsson fuera el asesino (lo inculparon 44 años después del hecho, aunque lo absolvieron), pasando por un quiosquero de la zona, incluso se barajó que hubiera sido Hans Assman; un espía alemán que residía por la zona en los años 60. La realidad a día de hoy es que, es un caso no resuelto y uno de los mayores misterios de Finlandia.

bodom3.jpg

En 1997 un grupo de jóvenes virtuosos formaron una banda de metal, bajo el nombre de “Inearth”, aunque posteriormente, pasarían a llamarse Children of Bodom, en homenaje a los chicos de su localidad que fallecieron terriblemente.

El recuerdo de los niños de bodom no sólo está presente en el nombre de la banda, sino que es el elemento clave sobre la que gira ésta. El logotipo que usan, es la muerte con su guadaña y aparece en las portadas de los discos, lo llaman jocosamente “Roy”. También ocurre con los títulos de los discos: Follow the reaper 2000, Hate crew deathroll 2003, Holiday at lake bodom 2015 y también en las canciones: silent night, bodom night y bed of razors (1999), Bodom after midnight (2000), Bodom beach terror, Silent scream o su balada Angels don’t kill (2003), etc

Las letras de las canciones reflejan sentimientos antagónicos, además de su visión pesimista de la vida (rencor, cólera,...) o la fragilidad de ésta. En “Hate crew deathroll” (equipo del odio) su canción más conocida, y a su manera, realizan una oda a la amistad, pero desde el enfado, el hastío que se refleja en el estribillo:

“Somos el equipo del odio, nos levantaremos y no caeremos

somos todos para ninguno y ninguno para todos

¡jódete!lucharemos hasta el último golpe

y seguro que no estamos hablando de nada”.


En “Angels don’t kill” (los ángeles no matan), realizan una alegoría sobre la muerte. En “silent night, bodom night” (noche de silencio,noche de Bodom) hacen una reflexión sobre lo pasajera que es la vida, de cómo el agua cristalina del lago por la mañana sín previo aviso puede pasar a ser roja por la noche.

bodom4.jpg

Musicalmente, es una banda de death metal melódico, en la base rítmica impera la fuerza que aportan Jaska Raatikainen a la batería, Henkka Seppälä al bajo junto con el nuevo fichaje Daniel Freyberg a la guitarra, mientras en la base melódica destacan los frecuentes “piques” entre el guitarrista principal y vocalista Alexi Laiho, con el teclista Janne Wirman. La muerte siempre ha sobrevolado la banda, especialmente cerca del vocalista Alexi, el cual, ha llevado muy mal la fama, las largas giras a través del mundo, pasando por duras depresiones, varios intentos de suicidio,adicciones al alcohol y drogas.

bodom.jpg

En el año 2016, uno de los más famosos directores finlandeses del momento (Taneli Mustonen), presentó en uno de los mejores festivales de terror (Sitges) la película Lake Bodom. En ella, un grupo de jóvenes, muchos años después de los trágicos acontecimientos deciden irse al lago para resolver el caso. Personalmente cae en el manido slasher americano, donde nunca es buena idea volver a la escena de un crimen, lo cual no es muy original dentro del género, pero destaca por otra parte varios giros del guión y una excelsa fotografía.

David MondéjarBodom, Cine, rock, metal