I EL ESCORIAL: UNA ENCICLOPEDIA ESCRITA EN PIEDRA.

Salomón y la Reina de Saba en la Bóveda de la Basílica de El Escorial (1693-1694) Luca Giordano (1634-1705) Pintor Barroco italiano.

Salomón y la Reina de Saba en la Bóveda de la Basílica de El Escorial (1693-1694) Luca Giordano (1634-1705) Pintor Barroco italiano.

 Hoy se cree que hubo un punto, del tamaño menor que  una cabeza de alfiler que un buen día estalló y dio comienzo al tiempo, y con él a todo lo que existe. Es la teoría del Big Bang.  Todo lo que hoy sabemos que existe, galaxias, soles, planetas y hasta nuestros cabellos, estaba comprendido en ese punto. Antes de dividirse, no se había manifestado. 

Exactamente así percibían antiguos filósofos a Dios. No como un ente moral que juzga, prohíbe y premia, sino como un ser que es la unidad, que percibimos disgregada. Así concibieron y siguen concibiendo a Dios los místicos. Solo podemos conocer de Dios sus manifestaciones, pero lo que se manifiesta, ya no es Dios. 

I ESCORIAL-A.PNG

Para construir un templo hay que señalar, el lugar por donde viene la luz, por donde sale el sale el sol. Ahí ha de estar situado el lugar más sagrado del templo. Nuestro Bing-Bang del que Juan Pablo I decía que no debíamos escudriñar en él porque era escudriñar temerariamente sobre la voluntad  de Dios, fue el acto de la creación.

De pronto se produjo el Big Bang. No había entonces ni espacio ni tiempo. Solo un punto diminuto estalló y produjo una ingente cantidad de materia a una enorme temperatura. A medida que se iba enfriando fue creando diferentes elementos básicos de la tabla periódica que insinúan el punto del que proceden.  De estos elementos nacieron los soles, las galaxias y hasta nuestros cabellos. Esta materia, para los viejos filósofos y para los místicos,  ya no puede considerarse Dios, pero sí una manifestación suya.

“Dios es una  esfera perfecta, cuyo centro está en todas las partes y la circunferencia en ninguna”. Este definición de Pascal contiene toda la filosofía que estamos explicando. Todos los infinitos puntos de una esfera o de una circunferencia sugieren el centro, del que surgieron. Son manifestaciones de una unidad que no podemos percibir.

I ESCORIAL-B.PNG

 

Para ubicar el lugar más sagrado, Juan Bautista de Toledo el primer arquitecto del Escorial, ubicó el punto que daría lugar a la circunferencia que contendría toda la construcción. Luego de trazar ésta, definió  la fachada principal, inscrita en el círculo y en el lugar más alejado del Este.  Lo contrario a la unidad es el segmento acotado por dos puntos, representan los contrarios, el bien y el mal, la luz y la oscuridad… Nada hay más opuesto a la unidad. 

 

 

En los templos se entra por el lugar más oscuro, más occidental, más alejado de la salida del sol. Allí se puso la entrada y la biblioteca, que contiene un homenaje a las siete artes liberales. Para acercarse a la luz, es preciso estudiar, reflexionar, palpar en la oscuridad de la ignorancia para intentar entender el mundo.

I ESCORIAL-C.PNG

Desde la fachada principal, trazó un triángulo equilátero haciendo centro en los extremos y con radio la medida de la fachada. Ambas circunferencias tienen un punto de intersección, el vértice superior del triángulo equilátero: El lugar donde se coloca el Sagrario, el lugar donde se guardaba el Arca de la Alianza en el Templo de Salomon llamado Debir, el Santo de los Santos de todos los templos, el adyton de los templos griegos, el lugar donde habitaba el dios.  De este modo el triángulo unió los puntos opuestos con la unidad.  Estas son las medidas divinas. Ahora hay que trazar las medidas humanas para que el hombre pueda caminar desde el mundo de las contradicciones al mundo de la unidad, la oscuridad a la luz.