El referéndum pactado y la Paradoja de Wollheim

Könisberg 33.jpg

La subida de Hitler al poder por medio de las urnas llevó a numerosos pensadores a revisar la validez de los sistemas electorales desde el punto de vista lógico. Tras la paradoja de Arrow, no se descartó la idea de volver al sistema propuesto por Bentham, que consistía en votar por un sistema de puntuación, parecido al que se emplea en Eurovisión. En este contexto intelectual, el esteta y filósofo Richard Wollheim, planteó su famosa paradoja:

  1. Estoy convencido de que la proposición A es verdadera.
  2. Voto A.
  3. Una mayoría vota que A es falsa.
  4. Acepto que A es falsa.
  5. Contradicción de 1 y 4.
kant2.jpg

Una solución a esta paradoja la describió Kant en su distinción entre voluntad y deseo. La voluntad acepta los medios para alcanzar un fin, el deseo no. Si quieres (voluntad) que en las elecciones triunfe la opción A, entonces aceptas los medios para alcanzar dicho triunfo; es decir, aceptas el hecho de que la opción A puede no resultar ganadora. Otro ejemplo: si estoy a dieta, aunque quiera (desee) un helado, lo rechazo puesto que no acepto los medios, que serían comerlo y engordar.

Por tanto, la paradoja de Wollheim no es siempre tal; depende de la naturaleza de la proposición A para que podamos aceptar voluntariamente un resultado contrario a nuestro parecer. La proposición A no puede ser lógicamente verdadera o falsa, porque entonces no tendría sentido hacer elecciones. Por ejemplo, no tiene sentido votar que 3+2=5, porque entonces asumo la posibilidad de que una mayoría pueda imponer que 3+2 no son 5.

Otra característica de la proposición A es que no puede negar el sistema que la elige porque si no, se produciría la famosa paradoja de la democracia:

  1. Se vota si se quiere una dictadura.
  2. Si una mayoría vota que sí, la minoría democrática no tiene por qué aceptar el resultado, puesto que ya no están en una democracia.
  3. Si una mayoría vota que no, los que quieren dictadura no aceptan la votación democrática.

CONCLUSIÓN. Cualquier proposición que se somete a una votación ha de cumplir dos requisitos:

  1. No puede ser una verdad o una falsedad lógica.
  2. No puede negar el sistema en que ha sido elegida.
1225781_2.jpg

En el referéndum pactado que quieren los independentistas y José Bono se votaría una proposición que incumpliría ambos requisitos, a saber: que Cataluña es un sujeto político soberano para declararse independiente (falsedad lógica) y que se votaría dentro de un sistema, el estado de partidos español, para romperlo y crear otro, el estado de partidos catalán (negar el sistema en que se elegiría).

REFERENCIAS

[1] Vlasta Sikimic, A formal solution to a paradox of Democracy. THEORIA 2
DOI: 10.2298/THEO1402065S BIBLID 0351–2274 : (2014) : 57 : p. 65–72.

[2] Donald Weiss, Wollheim's Paradox: Survey and Solution. Political Theory, Vol. 1, No. 2 (June 1973), p. 154-170. Sage Publications