El Confidencial al servicio de Soros y de la Memoria Histórica

Después de 17 años, cuando mi amigo Jesús Cacho fundador de El Confidencial, me pidió que colaborara con ellos para sacar adelante su proyecto en forma completamente gratuita, ya que en sus inicios no estaban en condiciones de pagar a nadie, pero a cambio tendría la posibilidad de expresar mis opiniones con total libertad sin mas limitación que la verdad. El trato me pareció justo y así lo he mantenido durante tan largo periodo, donde no he percibido remuneración alguna pero he mantenido intacta mi libertad intelectual. Finalmente, hace dos semanas, como consecuencia de un articulo en el que demostraba con hechos y cifras como el general Franco ha sido el jefe de Gobierno que, con gran diferencia, mas ha hecho por el desarrollo económico y social de España en 400 años, me comunicaron que no podía seguir escribiendo, lo para mi ha sido un buen final: vetado por defender la verdad ante la mentira y la ignominia.

Empeñados los actuales propietarios – personas sin ideología política y a quienes España importa un pimiento – en la venta del diario pues solo les importa el dinero, y tienen muy claro que la publicidad como la economía se está desacelerando a ritmo creciente, por lo que el valor de su activo está descendiendo, y si España entra en una nueva crisis porque no pueda pagar los intereses que le exigirán los mercados cuando el BCE deje de comprar las montañas de deuda que necesita, puede no existir siquiera un comprador. Algo que les ha obligado a poner El Confidencial  al servicio de ese genio del mal llamado George Soros y a plegarse ante el gobierno frentepopulista, que esta llevando a España al desastre, y que ante mi demostración con hechos y cifras del legado de Franco, se pusieron igual que la niña del exorcista con el agua bendita, y exigieron mi expulsión inmediata.

 Jesús Cacho.

Jesús Cacho.

Mi amigo y mentor, Jesús Cacho salió del periódico por haber cometido – tal vez no pudo hacer otra cosa por falta de medios – el pecado mas imperdonable en una sociedad anónima: no tener el control de una mayoría absoluta.Los nuevos dueños al contrario que Cacho tenían muy claro su objetivo: ganar dinero a toda costa. Y una vez consolidada la actual posición vender. Sus intentos de venta llevan ya tiempo, pero ahora el tema es mucho mas perentorio porque el tiempo de  conseguir un buen precio se les está acabando. Por otro lado, los costes de estructura se les han ido fuera de control, con unas 120 personas en plantilla mas la tira de colaboradores, cuando los expertos del sector piensan que lo mismo podría hacerse con la mitad.

Aunque ellos se están llevando también mucha pasta. Totoyo, el gran jefe, que “tiene menos cultura que una moto” (sic), sale por unos 800.000 anuales (sueldo, bonus y dividendo), una pasta en  una persona que no es ni periodista. El director general 200.000 , en incluso un colaborador como el traidor Rallo al servicio de Soros y del globalismo, por tres artículos semanales, 40.000 euros. El intento más cercano a un final feliz fue con un grupo alemán. Cuando después de cuatro meses de negociaciones y los documentos encima de la mesa para cerrar la venta por 45 millones de euros, cuando fueron a firmar a Berlín, el curilla convenció a Totoyo de que eso era poco dinero y pidieron 90 millones……¡. Los alemanes les mandaron a paseo en el acto. Ahora ningún experto cree que haya nadie que les ofrezca 40 millones ni quizá 30…

Algo en lo que como he explicado el tiempo juega en su contra. Y ahí es donde encaja y se explica todo. Necesitan estar a bien, o mejor muy muy bien, con Soros que es un comprador potencial directo o indirecto como lo es de otros medios , lo que significa por una lado ponerse al servicio de la filosofía anti española, globalista permitiendo la inmigración masiva, y de la ideología de género de Soros y estar a bien con el poder político compartiendo la filosofía política del Frente Popular que hoy lo detenta,  y que defiende las mismas tesis de Soros que yo no he cesado de combatir, a lo que se añade la inaudita patraña de Memoria Histórica, que es lo la gota que ha colmado el vaso que les ha llevado a prescindir de mi colaboración a pesar de que durante el largo periodo de mi colaboración, mis artículos de opinión eran 8 veces de cada 10 los mas leídos. Y el último sobre el legado económico y social de Franco batió todos los récords, lo que demuestra un desprecio absoluto por la opinión de sus lectores.

 G. Soros.

G. Soros.

Pero igual que en Berlín, de nuevo se equivocan. Desconocen la filosofía de Soros en cuanto a los medios  y que se resume así: “¿para que voy a comprar la vaca si la leche me sale gratis?” . El Confidencial junto con El País son los principales medios a través de los cuales Soros, cuyo gran objetivo es la destrucción de la cultura y valores religiosos y morales de Europa, publica periódicamente sus encíclicas. Algo que el caso de El Confidencial se ha multiplicado con la contratación de Juan Ramón Rallo un sicario de Soros al que han entregado en la práctica la sección de opinión, por lo que sus dislates equivalen al pensamiento oficial del medio y que se resumen en: permitir a los nazis de la Generalitat separarse de España; recortar las pensiones porque son demasiado altas ; y subir impuestos porque son demasiado bajo. Esa es la línea de opinión del periódico controlada por Rallo.

Y es que en opinión de este traidor, “un país que no permite a sus ciudadanos separarse, es una cárcel”, es decir, que todas la democracias como no lo permiten son cárceles, realmente delirante. Pero es el punto de vista mas querido por Soros que quiere fragmentar Europa en 200 naciones separadas por la lengua. En las pensiones oculta que si estas son altas es porque las cuotas de las mismas son de las mas altas de Europa, y para Rallo hay que bajarlas en lugar de acabar con los 100.000 millones anuales que nos cuesta el despilfarro autonómico ; y luego la guinda del pastel “hay que subir impuestos porque pagamos poco”, no solo falso ya que el esfuerzo fiscal de la familia media española es el tercero mas alto de la OCDE, es que cuando este miserable estaba conmigo en es-Radio, afirmaba que los impuestos había que bajarlos porque eran “confiscatorios e inconstitucionales”. Esta es hoy la línea editorial de El Confidencial.

Para ilustrar adecuadamente lo afirmado, y cualquier perdona interesada pueda comprobarlo, incluyo dos anexos. Uno con el artículo sobre el legado económico y social de Franco que provocó mi cese a exigencia del gobierno frente-populista, y otro, la ultima encíclica de Soros algo realmente repugnante. Dicho ésto, ténganlo por seguro mis lectores, que no cejaré de proclamar la verdad sin descanso en todos los medios a mi alcance.